VERSO BRUTO DE ARMANDO URIBE

¡¿Bruto el verso?!

Es poco común encontrar un poeta como el Señor Uribe o más bien un poetícola como se auto-define.

Lamentablemente dejó las letras hace bastante tiempo, pero no está mal recordar uno de sus últimos trabajos con Beuvedráis Editores.

Así que mejor será que se presente él mismo. Cabe advertir que muerde, aún sin dientes. Y no es una metáfora, él se encarga de recordárnoslo.


El tonto don de los poetas
de ellos hará vetustas bestias 
brutas estólidas domésticas 
metidas en claustros y piezas 
escribiendo cosas como éstas. 


No se diviniza, nos recuerda nuestra humanidad y lo ridículos que somos al querer ser más de lo que somos, apagándonos los humos. 

Hace gala de un humor que desprende acidez por los poros puesto que no es tarea fácil reírse de lo que creemos por vocación. 

Su poesía recuerda a la anti-poesía. Se acabó la musa, la grandeza, el amor (o lo que creemos de éstas) e incluso la soberbia. 

Destacamos sus publicaciones con Beuvedráis, que a pesar de ser poco ortodoxos poseen un interesante fondo editorial. 

Imagen de Beuvedráis Editores
Beuvedráis Editores