CORTEJO Y EPINICIO DE DAVID ROSENMANN-TAUB

Buscando en el baúl de los recuerdos nos encontramos con el libro de un poeta que es casi un desconocido, a pesar de ser considerado por algunos como el mejor poeta vivo en lengua castellana.

El Señor Armando Uribe (Verso Bruto) hizo patente este reconocimiento al recibir el Premio Nacional de Literatura de Chile en 2004.
Escuchemos su canto….


XXIX
ODA MORAL
¿Dios, siempre resfriado, tendrá temperatura?
Cosmolágrima:
me desgarras y estrujas,
contubernio de sales,
sin verter aleluya.
¿Dios, siempre despiadado, se fatiga en la ruta?
Cosmolágrima:
cómo punzas las sangres
y las uñas.


LXV
…………………………………….
Echaurren, donde nací,
no te conocen las ramas:
a lo verde nunca alcanza
el barro de mis pisadas,
a lo verde nunca alcanza
el barro de mis pisadas.

Fragmentos de Cortejo y Epinicio, LOM Ediciones, 2002


La poesía de Rosenmann-Taub es humana y divina. Con la misma soltura nos habla de Dios como de cosas triviales.

Humor, familiaridad, sarcasmo, temor y desgarro, así parece relacionarse con todo. 

Pasando de un estado a otro sin perder intensidad, exprimiendo la música y el silencio de cada palabra.

En resumen, ver el mundo a través sus ojos, con sus filias y fobias, con la negación y la aceptación de todo aquello...

Imagen de LOM Ediciones